Blog (7)

07 May

Con motivo de la situación de excepcionalidad jurídica que se vive en Cataluña, se ha celebrado este fin de semana en Barcelona el Primer Congreso en defensa del Estado de derecho. El evento reunió a magistrados, profesores de derecho penal o internacional, periodistas, miembros de entidades de derechos humanos y abogados. Uno de los objetivos del encuentro fue reivindicar el Estado de derecho como artefacto de denuncia y resistencia frente a la vulneración sistemática de las reglas democráticas que se ha producido en los últimos años en España. Es tanta la excepcionalidad jurídica que vivimos que, más que exigir una comprensión "alternativa" o "contrahegemónica" del derecho, la profundización democrática o los derechos sociales, lo que se reclamaba es simplemente que los poderes públicos sean coherentes con ellos mismos. Que no vulneren las reglas mínimas de las que se han dotado al aprobar constituciones y ratificar tratados internacionales.

14 Dic

 

A propósito de las últimas actuaciones judiciales contra el movimiento independentista en Catalunya, transcrito os adjuntamos la colaboración que hemos tenido la oportunidad de hacer en la sección de opinión del periódico digital Crític, al que también podeis acceder en versión original desde su página web:  

28 Abr

I .- En el periplo judicial de Carlos Calvo Varela, el 2015 empezaba con una buena noticia: el Tribunal Supremo le absolvía del delito de pertenencia a organización terrorista y de esta manera rebajaba de 12 a 7 los años de cumplimiento por su relación con una mochila con explosivos intervenida en Vigo en septiembre del 2012. Uno a uno, el alto tribunal desmentía las consideraciones de la Sección Primera de la Audiencia Nacional presidida por Grande-Marlaska y emmendaba la enésima invención de nuestro ibérico TOP contemporáneo.

19 Mar

 

El caso de la manifestación del 15 de junio de 2011 contra los primeros presupuestos de los recortes ante el Parlament de Catalunya con el lema Aturem el Parlament está actuando como un auténtico termómetro de la salud democrática del Estado Español y de las élites que nos dirigen. Nos ha tocado vivir un relato sobre los hechos de aquel día totalmente interesado y provocado para acolchar los gritos de las compañeras que se manifestaban, un relato acrítico con las razones de la protesta y con el interés del Departament d'Interior de hacer pasar a través de la manifestación a los diputados y diputadas que iban a pie, obligándoles a acceder a la Ciutadella por el mismo acceso de la calle Pujades, que se encontraba bloqueado por las indignadas.

30 Ene

(traducción del artículo publicado en catalán el 19 de diciembre del 2014 en este blog y en la Directa)  

Escribo estas línas de vuelta de la Audiencia Nacional, con la mirada en la nuca de los siete jóvenes que no vuelven con nosotros a Barcelona y que enfilaron ayer el camino de Soto del Real, la semana antes de Navidad- Intento ordenar las ideas del calor de la mirada de Pau cuando ayer en los calabozos le informábamos de la pérdida de la libertad y del desconcierto de aquellos otros cuatro que ayer sí que pudimos rescatar, contrariados con la satisfacción de ser libres en un momento tan oscuro.

Pero el desconcierto en el aspecto humano no es comparable a la perplejidad jurídica que nos ha provocado la lectura de los autos de prisión provisional. El juez habla de los GAC (Grupos Anarquistas Coordinados) como organización terrorista y utiliza para probar la pertenencia de los imputados el hecho que asistían a reuniones o que participaban en la elaboración de boletines y publicaciones de tipo propagandístico libertario. Otra vez, la democracia secuestrada. El asociacionismo como base de la sospecha. El vínculo comunitario como eje del mal. La reflexión y la pluma crítica como indicio terrorista. La resolución judicial no concreta ninguna relación de las personas detenidas con ninguna bomba concreta, con explosión alguna, con daño alguno, ni tan siquiera con un contenedor quemado.Ya tenemos, pues, la perversión conceptual servida: el terrorismo ya no se genera con atentados contra las personas o los bienes, la intimidación propia de la violencia política ahora nace de las reuniones, los boletines, las cartas y la solidaridad con las presas.

Ayer, después de más de sesenta horas de espera, cuando el juez acababa de firmar las órdenes de prisión le pedíamos porqué no acumulana a este sumario todas las otras investigaciones sobre acciones reivindicadas por grupos anarquistas. El juez Bermúdez nos respondía: “no investigo los posibles atentados, yo investigo la organización y lo que puedan ser de peligro para el futuro”. Segunda perversión, ya no se juzga lo que uno ha hecho sinó lo que podría hacer en un futuro. Derecho penal de autor (y de autora), ya no valoramos las conductas y los actos sinó las formas de ser y los pensamientos. Todo esto en secreto de sumario y por tanto defensa a ciegas. Con el convencimiento de la falsedad de las imputaciones, intentamos rebatir la interpretación que se hacia de alguno de los hallazgos en los registros, con la intención de anticiparnos a los relatos criminalizadores que conocemos. Pau, por ejemplo, explicó que tenía bombonas pequeñas en su casa para la cocina de la furgoneta que utilitzaba para ir al monte a escalar, furgoneta de la que aportamos fotos en su declaración. Resultado infructuoso. El juez, en un autismo descarado repite en la resolución de prisión que si Pau tenía bombonas en su casa eran para fabricar bombas. No existe libertario montañero en su imaginario. Pensamiento simple, pensamiento único y Pau a la cárcel.

Deberemos trabajar otra vez a fondo para desescribir la última novela de la Unidad de Información de Mossos d'Esquadra, por cierto, única responsable de la investigación -a pesar que después en las notas de prensa siempre se informe que se limitan a cumplir órdenes de la Audiencia Nacional- porqué los jueces, también en este caso, actuan con el material que les pone a su disposición la policía judicial y esta vez quien ha mordazado a Pandora tiene su sede en la estructura de estado que hay en el complejo Egara de Sabadell.

Entre las detenidas que ayer no saliero, me reencontré con una compañera de mi primer curso en la facultad de filología a quien hacía muchos años que no veía y con quien habíamos compartido la asignatura de mitología griega. Cínicamente nos reencontramos en los pasillos de la Audiencia en una operación que tiene nombre de mujer griega. Con la indignación intentaba recordar el mito y al final caí en ello. Los Mossos han abierto la caja de Pandora con todos los problemas que comporta pero yo reivindico el final del mito: quedó una única cosa dentro de la caja, elpis, la esperanza. Si la despojamos de la pátina judeocristiana, nos sirve de consigna judicial, convencidos de la fuerza de nuestras esperanzas de cambio en general y de la confianza que pronto tendremos a todos nuestros compañeros con nosotros.

 

14 Jun

Nicolau Eimeric, nacido en Girona el 1334, Inquisidor General de la Corona de Aragón fue autor de uno de los tratados más famosos sobre el oficio inquisitorial y, en la reflexión sobre el valor de las delaciones de los cómplices del acusado, descartaba de forma taxativa su peso como única prueba en el proceso penal. Desgraciadamente el derecho de emergencia construido por algunos Estados pretendidamente democráticos en el s. XX ha rebajado este esmirriado listón probatorio hasta el punto que en nombre de la lucha antiterorrista se ha validado la posibilidad de aceptar como única y solitaria prueba de una condena la declaración de un arrepentido.

17 Abr

La justicia distingue entre la impunidad de los tiburones y la culpabilidad de las sardinas, de acuerdo con un aforismo atribuido a Rosa Luxemburgo. No hace falta ser mucho conocedor de la actuación de los tribunales para constatar como de actual es esta máxima y como de difícil resulta obtener el castigo en la persecución de delitos de corrupción y "cuello blanco" cometidos por aquellos que ostentan el poder político y económico en unos tribunales que, aun así, se muestran implacables en la aplicación de las leyes penales con las desheredadas.

Sobre Salellas y asociados

Blog y actualidad

Contacto

Dirección: Plaça Marquès de Camps núm. 9, 6è 2a 17001 Girona
Tel: 972219200
Fax: 972226396
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Proyecto web colabora  www.ticdoc.net

Salellas y asociados

Serveis legals

Servicios legales

Legal Services

¿Dónde estamos?

1

Plaça Marquès de Camps nº. 9, 6è 2a 17001 Girona

Tel: 972219200, Fax: 972226396, Mail: salellas.associats@gmail.com